Hablemos sobre la originalidad

Aprovechando que somos un grupo de versiones, voy a intentar disertar sobre el tan manido tema de la originalidad, con especial hincapié en la música.

Seguramente todas las canciones de nuestros grupos favoritos tienen referencias más o menos claras a otras creadas anteriormente. Si oyes mucha música (como es mi caso),  puedes descubrir cosas curiosas. Yo soy especialista en “descubrir” las “referencias” de los Amigos que no tendré, pero por el momento me las guardo, para cuando peguen el pepinazo musical ir al Diario de Patricia a cascarlo, previo pago de su importe.

 Lo anterior, al fin y al cabo, es algo normal que se puede descubrir sin mucho esfuerzo (al fin y al cabo, la música son solamante 7 notas),  y no me estoy refiriendo a que se copie una canción, sino a que la composición se ve “contaminada” por las referencias artísticas del creador de la música.

 Si a alguien se le ocurre pensar que se puede copiar deliberadamente cierta parte de una canción e intentar componer a partir de ahí, le digo yo que está equivocado (yo mismo lo he intentado sin resultado). El problema de esta forma de “composición” es que se nota a la legua, y aparte de copión queda uno como tonto.

Por eso es mejor dejarse de tonterías y, si uno va a copiar, que lo haga descaradamente y sin complejos, porque gracias a eso salen auténticos grupazos como Los Petersellers o Gigatrón, que hacen de la copia un arte que muchas veces supera a los artistas originales. Otro día hablaremos de la fusión de humor y música,  uno de mis pasatiempos favoritos.

 De todas maneras, yo lo que quiero es exponer aquí mi punto de vista personal sobre la originalidad. Por ejemplo,  un chiste gracioso que te cuenta alguien  y luego vas contando a diestro y siniestro y, a no ser que seas relaciones públicas, siempre se lo acabas contando a los mismos amigos. Pues bien, eso es lo que me me parece muy poco original. También es una pena cunado alguien intenta adjudicarse la originalidad de una broma o chascarrillo que ya estamos todos hartos de verlo en la tele o bien porque es imposible (lo dice uno que conoció a alguien que sostine que inventó la palabra pieses). Queda mucho mejor no engañarse a uno mismo y citar la fuente (algo muy de moda en los blogs, y con cuyo concepto estoy de acuerdo), porque el no citarlo es para mí como decir una mentirijilla, y ya se sabe que los mentirosillos van al infiernillo (parezco Ned Flanders , ahora).

 Bueno, de momento esto es todo. Para los que me siguen por el blog tengo que decirles que me he cortado el pelo, que ya era hora, y me he puesto la barba de chivo, más si cabe. Si alguien nota cierta falta de sintaxis en este post se debe a que estoy escuchando El Rimadero, de R3 (los sábados de 12 a 14,    ¡ locooooo ! ), programa que recomiendo enfervorizadamente, y entre prestarle atención a la música y mi famosa dislexia, pues voy apañado.

Os quiero a todos. Bueno a tí no. Bueno sí. Bueno, yo que sé,  a veces.

2 comentarios to “Hablemos sobre la originalidad”

  1. Porta te bien zagal Says:

    Estoy en boca de tantos tontos y de muchos otros
    sudo por los poros, me la suda lo que hablen los foros….
    Y cómo no, me envidia todo dios,
    intentan imitar mi voz, mi flow y copiar mi respiración…
    A ver, que no se me ha subido, repito
    tengo muchos clones pero todos salieron fallidos.
    Yo digo lo que pienso y por eso soy especial….

    En boca de tantos
    no hay comentarios tontos….
    en boca de tontos…

  2. David I Says:

    ¡ Esto es el RIMADERO ! ¡ LOCOOOOOOOOOOOOOOO !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: